Inicio / Artículos de divulgación científica / Emancipación y burocracia callejera en contextos no occidentales: la representación de individuos neurodiversos en organizaciones del sector público

Emancipación y burocracia callejera en contextos no occidentales: la representación de individuos neurodiversos en organizaciones del sector público

Se identificaron hasta qué punto los individuos neurodiversos experimentan una representación justa en las organizaciones del sector público en Egipto y los principales factores que fomentan dicha representación.

Comparte este artículo en

Autoría

Palabras clave

Neurodiversidad, Burocracia callejera, Sector público, Caso empresarial de la diversidad, Teoría de la emancipación, Egipto

Para esta investigación, se utilizó un método sistemático de investigación cualitativa con datos recopilados a través de entrevistas semiestructuradas a 36 burócratas de nivel de calle que ostentan el título de “gerente general”. Los hallazgos muestran la subrepresentación de individuos neurodiversos en el sector público egipcio.

Además, se consideró que las tres principales categorías de barreras que dificultan la participación activa de las personas con condiciones neurológicas en el sector público egipcio son las siguientes: barreras individuales (incapacidad para crear un diálogo social, nivel educativo más bajo), barreras organizativas (empleados neurotípicos carecen de la disposición socio-cultural para aceptar colegas neuro-atípicos, métodos tradicionales de reclutamiento, falta de flexibilidad en los trabajos en organizaciones públicas) y barreras nacionales (alta tasa de desempleo entre individuos neurodiversos en países occidentales, poder discrecional otorgado a empleados públicos, adopción lenta del enfoque social sobre la discapacidad en el contexto egipcio).

Neurodiversidad es un término que describe una amplia variedad de condiciones relacionadas con el cerebro que incluyen el autismo, la discalculia, la dispraxia y la dislexia. Este término se usa a menudo para describir a individuos que sufren de formas de discapacidad neurológica, intelectual o mental. Términos similares incluyen neuroatípico, neurominoría o neurodivergente, que reflejan alguna desviación de la norma y proporcionan parámetros para probar en qué medida una organización está abierta a la diversidad.

La razón principal detrás de la introducción y el uso de este concepto es presentar las condiciones neurocognitivas como un conjunto de diferencias individuales en lugar de enfermedades médicas o deficiencias. Vale la pena resaltar que las condiciones neurodivergentes o las variaciones normales en el genoma humano normalmente toman una de las siguientes formas: dispraxia: desafíos en el control de los movimientos físicos, incluido el habla; síndrome de Tourette: tics físicos y vocales involuntarios; dislexia: dificultad para leer y escribir; discalculia: desafíos para lidiar con los números; trastorno del espectro autista (TEA): dificultad para comunicarse con otros; trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): se manifiesta como falta de atención, distracción e impulsividad.

Dado que la concentración de estudios anteriores sobre neurodiversidad se ha centrado solo en países occidentales, la escasez de estudios empíricos sobre la representación de personas con condiciones neurológicas en el sector público y las iniciativas globales lanzadas para beneficiarse de las habilidades, la resiliencia y la motivación de individuos en esta categoría, el Dr. Mousa y sus colegas tenían como objetivo encontrar una respuesta a las siguientes preguntas: ¿Hasta qué punto encuentran individuos neurodiversos una representación justa en las organizaciones del sector público en Egipto? ¿Qué podría fomentar la representación de individuos neurodiversos?

Este estudio contribuye al debate sobre la representación de individuos neurodiversos en el contexto público. El Dr. Mousa y sus colegas descubrieron la subrepresentación de individuos neurodiversos en el sector público egipcio, así como las principales barreras que enfrentan los individuos neurodiversos en el contexto público en Egipto. Han clasificado estas barreras como individuales (incapacidad de los neurodiversos para crear un diálogo social, nivel educativo más bajo de los neurodiversos), organizacionales (falta de disposición socio-cultural de los empleados neurotípicos para aceptar a colegas neuroatípicos, métodos tradicionales de reclutamiento, falta de flexibilidad en los trabajos del sector público) y barreras nacionales (alta tasa de desempleo de individuos neurodiversos en países occidentales, poder discrecional otorgado a empleados públicos, adopción lenta del enfoque social sobre la discapacidad en el contexto egipcio).

Vale la pena resaltar que la inclusión de individuos discapacitados (neurodiversos en este caso) varía según los países. En consecuencia, las barreras que dan forma a la representación de individuos neurodiversos en organizaciones del sector público también pueden variar según los países.

REFERENCIAS

Mohamed Mousa, Beatrice Avolio & Saeed Pahlevan Sharif (2023) Emancipation and Street-Level Bureaucracy in non-Western Contexts: The Representation of Neurodiverse Individuals in Public Sector Organizations, Public Integrity, DOI: 10.1080/10999922.2023.2247867

Puedes leer más publicaciones sobre el Centro de Investigación en Liderazgo Socialmente Responsable, Mujer y Equidad

Buscador